jueves, 15 de enero de 2009

100 AÑOS DEL PRIMER VEHÍCULO BLINDADO EN EL EJERCTO ESPAÑOL

Con motivo de la campaña de 1909 en el Protectorado de Marruecos, la Comisión de Experiencias de Artillería, realizó un informe en la que aconsejaba “modelos blindados para la campaña de Melilla”, primer paso para la adquisición de un vehículo blindado en el seno del Ejercito.
El 6 de noviembre de 1909 por Real Orden su majestad el Rey Alfonso XII autoriza entre otras la adquisición del primer camión blindado, un Schneider-Brillié. La denominación del vehículo viene dada por ser un chasis de la casa Schneider y la mecánica Brillié
El contrato entre el arma de Artillería y la casa Schneider fue firmado el 11 de diciembre estipulando el precio del blindado en 33.000 francos oro, a realizar en dos únicos pagos de 11.000 francos a la formalización del pago y 22.0000 dentro de los 15 días siguientes de recibir el blindado en España.
Se estableció un plazo de entrega de dos meses y medio desde el primer pago; este plazo sufrió una demora superior a los tres meses, retraso que la casa Schneider justifico atribuyendo que se trataba del primer vehículo blindado que esa sociedad construía, así como las mejoras y modificaciones introducidas respecto al proyecto.
El 20 de junio de 1910 finalmente llega a España, entrando por la frontera de Irun, siendo entregado el 25 de junio a la Escuela de Automovilismo de Artillería, situada en Carabanchel, donde fue matriculado como automóvil nº 15, siendo rotuladas en sus costados la palabra “ARTILLERIA”. En la Escuela de automovilismo fue usado para la realización de los cursos de conductores y mecánicos, realizando recorridos Madrid-Segovia-Madrid por los puertos de El León y Navacerrada.
El 17 de enero de 1912 legó a Melilla, realizando su primera misión tres días después viajando a Nador al mando del Comandante de Artillería D. Rafael de Carranza Garrido.
Durante toda su vida operativa como camión blindado se usó fundamentalmente en tareas muy similares a las encomendadas a las últimas adquisiciones del Ejercito Español. Esto es tareas de transporte de personal bajo protección, escolta, vigilancia, evacuación de heridos y aprovisionamiento de posiciones.
En 1913 tras la finalización de la campaña del Kert terminaría su vida operativa convertido en camión normal, para lo que se le construyó una nueva carrocería.
Este fue el primer ingenio blindado automóvil con el que contó el Ejercito Español (si se descartan los trenes con vagones blindados usados en Cuba), originando la compra un año después de otro vehículo similar, así como tras los desastres de Annual la construcción en España de una veintena de camiones blindados de diferentes modelos, dando así entrada en el siglo XX a la mecanización en el Ejercito de Tierra.

Datos técnicos:

El vehículo estaba dividido en tres secciones, la anterior estaba ocupada por el conductor, el jefe de vehículo y los órganos mecánicos, la cámara central estaba ocupada por la dotación trasportada en el vehículo (2 tiradores de ametralladora, 2 proveedores de ametralladora y 10 fusileros) y su armamento (2 ó 3 ametralladoras y los fusiles del personal transportado), siendo la parte trasera era un compartimento de carga para 1.500 kg.
Motor de gasolina Brillié de cuatro cilindros y 40 C.V. a 1.000 rpm.
Trasmisión de 3 velocidades hacia delante y una de marcha atrás, siendo la tracción 4x2.
Velocidad: 18 km/h.
Combustible: 100 litros de gasolina o alcohol carburado, que le daba una autonomía de unos 100 km.
Ruedas: de madera con radios, cubiertas con chapa blindada, con llantas macizas de goma Continental, siendo sencillas las delanteras y dobles las traseras.
Peso: 5.500 kg.
Dimensiones en metros: largo 5´8, ancho 2´3, alto 4.Blindaje chapa de acero de 5 mm. capaces de soportar impactos de fusilería desde 100 mts.





Segundo vehículo adquirido

3 comentarios:

Antonio dijo...

Me ha gustado mucho vuestro artículo, muy interesante. Un saludo muy grande compañeros carrista.

alerts dijo...

Although there are differences in content, but I still want you to establish Links, I do not
fashion jewelry

Guillem Martí i Pujol dijo...

Dos observaciones: La altura de cuatro metros es excesiva. En la trasera no lleva ruedas dobles, sino simples, con dos llantas de goma maciza cada una.